28. Matar a un ruiseñor, Harper Lee.



Imagen relacionada
Título: Matar a un ruiseñor
Autor: Harper Lee
Editorial: Harper Collins
Idioma: Castellano
Páginas: 322
Sinopsis
«Disparad a todos los arrendajos azules que queráis, si podéis acertarles, pero recordad que es un pecado matar a un ruiseñor».
Este es el consejo que da a sus hijos un abogado que está defendiendo al verdadero ruiseñor del clásico de Harper Lee: un hombre de color acusado de violar a una joven blanca. Desde la mirada de Jem y Scout Finch, Harper Lee explora con humor y una honestidad insobornable la actitud irracional que en cuestiones de raza y clase social tenían los adultos del Sur profundo en los años treinta. La conciencia de una ciudad impregnada de prejuicios, violencia e hipocresía se enfrenta con la fortaleza y el heroísmo silencioso de un hombre que lucha por la justicia.
Nunca conoces realmente a una persona hasta que no has llevado sus zapatos y has caminado con ellos.
Juro que no sé cómo hablarles del libro sin que se me salga un spoiler por ahí, en serio.
Matar a un ruiseñor es una historia ambientada en los 1930 en el condado ficticio de Maycomb, Alabama. Por si no lo sabían, en esa época la parte sur de Estados Unidos era conocida por ser bastante racista.
El libro es narrado por Jean Louise, mejor conocida por todos como Scout, una niña de unos seis años que vive con su padre viudo, Atticus, y su hermano mayor Jeremy, mejor conocido como Jem. Claro está, también ronda mucho por la casa el ama de llaves, Calpurnia, una mujer negra que se dedica a servir a los Finch.
La historia nos va narrando cómo la familia Finch, una de las más antiguas y prestigiosas, tiene que pasar por ciertos acontecimientos que sin duda marcan la vida de cada uno de los integrantes, incluso de los que no viven todo el tiempo con ellos.
No quisiera explicarles más del libro porque sentiría que les estaría arruinando la historia como me pasó a mí.
Antes de poder vivir con otras personas tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno.
Sin duda, es mejor entrar a este sin saber absolutamente nada de él, puesto que al leer la sinopsis te dice algo que no pasa sino hasta la mitad del libro, y, como las primeras páginas simplemente narran la vida diaria de Scout y su hermano, se haría un poco aburrido para algunos esperar a ese “acontecimiento especial”.
Creo que lo más me ha encantado del libro han sido sus personajes, en especial la pequeña Scout y Atticus, que por cierto se ha convertido en uno de mis personajes preferidos de toda la vida.
Los personajes me parecieron tan reales que se me hacía difícil creer que estaba leyendo una historia “ficticia”, en especial los personajes recurrentes. Jem y Scout, que me parecieron bastante maduros para la edad que profesaban, Atticus, un hombre que vive de enseñar lecciones a sus hijos, además de otros personajes que me daban ganas de entrar al libro y estrangula; esos no lo mencionaré para que ustedes mismos los descubran.
Sinceramente, creo que la relación de hermanos que tenían Jem y Scout ha sido una de las más tiernas y hermosas. Ambos pasan por la mayoría de las cosas juntos (si no es que todas ellas), y siempre están ahí para apoyarse el uno al otro, inclusive en ciertos momentos en los que pensarías que dejarían de hablar por x o y razón.
Atticus, por otro lado, me ha parecido el personaje más ejemplar que alguna vez haya leído. Él es abogado, uno de los más reconocidos y respetados de Maycomb, y siempre tiene una que otra lección que dar a sus pequeños hijos, con los que lucha diariamente por criar como su esposa hubiese querido.
Quería que vieras lo que es realmente el valor, en lugar de tener la idea de que el valor es un hombre con un arma en su mano. El verdadero valor es cuando sabes que tienes todas las de perder, pero emprendes la acción y la llevas a cabo a pesar de todo. Raramente ganas, pero algunas veces lo logras.
Dios, no puedo explicar si quiera las cosas que me hizo sentir este libro. Cada página que pasaba era algo nuevo me dejaba con cara de “esto es tan cierto”. Las enseñanzas que me dejó este libro son innumerables, sin contar los sentimientos que me provocó a medida que iba leyendo.
La narración me ha parecido bastante suave y llevadera, una narración que atrapa pero que de vez en cuando me hizo parar porque no sabía quién hablaba a causa de que la misma protagonista se distraía y perdía el hilo de la conversación, cosa que me pareció bastante tierno puesto que durante el libro solo pasa un período de tres años, es decir, desde que Scout tiene 6 años hasta que casi cumple los 9.
Matar a un ruiseñor creo que ha sido el libro que más me ha marcado en lo que llevo de vida. Sus personajes son inspiradores, realistas, y se ganan tu cariño/odio desde su primera aparición. Sin duda alguna, si fuese ministra de educación pondría este libro como lectura obligatoria en los colegios.      
Los ruiseñores sólo se dedican a cantar para alegrarnos. No estropean los frutos de los huertos, no anidan en los arcones del maíz, no hacen nada más que derramar su corazón, cantando para nuestro deleite. Por eso es pecado matar un ruiseñor.
Puntuación

You Might Also Like

2 comentarios

  1. ¡Hola! Hemos visto muchas buenas críticas sobre este libro y tu reseña no hace más que confirmarlo. Ojalá podamos hacernos con él pronto.
    Un beso
    Marta y Laura de "El rincón de Marlau"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra que les haya gustado la reseña, espero que pronto le den la oportunidad a este libro!
      Besos

      Eliminar