4. A todos los chicos de los que me enamoré, Jenny Han.

15:10

Título: A todos los chicos de los que me enamoré.
Autor: Jenny Han.
Lenguaje: Castellano.
Cantidad de páginas: 368.
Sinopsis.
Lara Jean Song guarda todas sus cartas de amor en una sombrerera que su madre le regaló. No son cartas de amor que ella haya recibido, sino aquellas que ella ha escrito. Una por cada chico del que se ha enamorado, cinco en total. Cuando las escribe, abre su alma y su corazón y dice todas las cosas que nunca diría en la vida real, ya que estas cartas solo las verá ella. Hasta el día en el que sus cartas secretas son enviadas por error y, de repente, la vida amorosa de Lara Jean pasa de imaginaria a estar totalmente fuera de control.



El amor es aterrador: cambia, se puede ir. Es parte del riesgo. No quiero estar más aterrada.
Sin duda alguna este es un libro que no puede faltar en sus estanterías si son amantes del drama, los chillidos y de los triángulos amorosos.
La historia inicia con Lara Jean, quien es una gran amante de guardar cosas. Sin importar qué tan tonta sea esa cosa, ella la guarda. Pero, lo que más le encanta son sus cartas de amor, cartas de amor que escribió hace mucho tiempo pero, que nunca envió. Las guardó para ella, nadie conocía de ellas, ni siquiera sus hermanas.
Un día, Peter Kavinsky, la intersecta en la clase de gimnasia exigiéndole una explicación acerca de la carta que recibió. Así es, las cartas de Lara Jean fueron enviadas a cada uno de los chicos.
Para mala suerte de nuestra protagonista, uno de esos chicos es Josh, el novio de su hermana mayor y el chico del que siempre ha estado enamorada.Por otro lado, Margo, su hermana, se va a Escocia a estudiar en la universidad de St. Andrews. Por lo que termina con Josh, haciendo que la situación sea mucho más incómoda.
Un montón de gente es guapa. Eso no los hace interesantes o intrigantes o geniales.
El libro está narrado en primera persona, por Lara Jean, y, debo decir, que ha sido uno de los libros que más he amado. Jenny Han escribe de una forma tan dulce y sencilla que no pude despegarme del libro ni una sola vez. Además, la manera de pensar que tiene nuestra protagonista muchas veces me hizo amarla y desear poder estar en su lugar, aunque, también, muchas veces llegué a odiarla, ya que hubieron ciertas decisiones que tomó, que me hicieron querer matarla.
A mediado del libro se puede apreciar un hermoso triángulo amoroso, Lara Jean está confundida entre lo que siente por Peter y lo que siente por Josh. Y, la verdad, es que odié con toda mi vida la decisión que tomó al final y cómo hizo sentir a uno de estos bellos chicos.
Juro que me pasé cada página de los últimos capítulos maldiciendo a Lara Jean, no podía dejar de pensar en lo estúpida que estaba siendo al tomar aquellas decisiones, es decir, ¿Quién se creía para juzgar de semejante manera al chico?
No les menciono el nombre del chico al que amo y por el cual odié a Lara Jean, por el simple hecho de que les dañaría el libro y estaría diciéndoles todo el final. Así que, si quieren saber de quién hablo, no duden en leer este libro.
No son cartas de amor en el sentido más estricto de la palabra. Mis cartas son para cuando no quiero seguir estando enamorada. Son una despedida (...) Si el amor es como estar poseído, quizá mis cartas de amor sean como un exorcismo. Mis cartas me liberan. O, al menos, eso es lo que se supone que deberían hacer.

Puntuación


You Might Also Like

0 comentarios

Con la tecnología de Blogger.